Fiberhome
viernes 29 de septiembre de 2017

El rol de la innovación y la participación en las ciudades inteligentes y sostenibles

El Grupo de Trabajo 3 de la iniciativa U4SSC exploró el potencial de las TIC para mejorar en las ciudades, los servicios públicos, los datos abiertos y los modelos inclusivos de gobernanza inteligente.

Uno de los resultados de la primera fase de trabajo de la Iniciativa Unidos por Ciudades Inteligentes y Sostenibles (U4SSC), es el Flipbook del Grupo de Trabajo 3, concentrado en promover la Innovación y la Participación en las Ciudades Inteligentes y Sostenibles. La U4SSC es un trabajo conjunto de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa (UNECE), el Convenio sobre Diversidad Biológica (CBD), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), ONU Mujeres – Entidad de las Naciones Unidas para la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer, la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CNULD), la Comisión de las Naciones Unidas para África, la Iniciativa Financiera del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA-FI (UNEP-FI)), el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), el Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-Hábitat), la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI), la Universidad de las Naciones Unidas (UNU-IAS), la Organización Meteorológica Mundial (WMO) y la Organización Mundial del Comercio (WTO). 

Allí se ven los resultados de la exploración del Grupo –durante diez meses- sobre el potencial de las TIC como aporte a los modelos de gobernanza inteligente, los datos abiertos, el crecimiento económico, el financiamiento inteligente y el I+D (Investigación y Desarrollo), siempre con foco en las asociaciones público-privadas (APPs).

La conclusión que subyace a los diversos casos de éxito presentados es que la transición a ciudades sostenibles e inteligentes se ve facilitada cuando la gobernanza, la sociedad y la economía están bien coordinadas y cooperan. Por eso, ciertas premisas aplican a diferentes entornos urbanos, más allá de sus diferencias.

Algunos casos citados provienen de la India, y uno particularmente notable es el del proyecto de APP Hyderabad Airport, que puso en práctica el concepto de Aerotropolis, o Ciudad Aeropuerto, es decir, el desarrollo de ciudades auto-sustentables alrededor de aeropuertos, como una de las formas de llevar el desarrollo urbano hindú a un nivel mayor.

La iniciativa reunió a distintos interesados (stakeholders): el gobierno de la India, gobiernos estatales, empresas del sector privado, instituciones financieras locales; e inversores extranjeros directos. En particular, el ministerio de Aviación Civil del gobierno mejoró el entorno regulatorio, al establecer una nueva Autoridad Civil de Aviación, con autonomía completa en los operatorio y financiero; en tanto, el modelo de APP para el desarrollo de aeropuertos permitió la privatización y modernización de aeropuertos en ciudades metropolitanas y no metropolitanas, y prioriza el desarrollo de conectividad regional y remota en el país; en tercer lugar, la simplificación de normativa para la construcción en zonas cercanas al aeropuerto agiliza el desarrollo local.

Como resultado del foco del gobierno hindú en APPs, son numerosos los proyectos para nuevos aeropuertos en la India: siete estarán en Andhra Pradesh, con inversiones privadas del orden de INR 10.000 millones – INR 20.000 millones; otros cinco de carácter doméstico se harán en Maharashtra; y habrá uno internacional en Uttar Pradesh (INR 3.500 millones); entre otros. El documento del Grupo de Trabajo 3 concluye en que el modelo de APP en infraestructura tiene gran potencial para un país como la India, que necesita de planes de infraestructura sustentable a largo plazo para crear un entorno para la inversión privada y la rápida ejecución de proyectos.

Otro de los casos presentados hace alusión a Dubái –prototipo de ciudad inteligente a nivel mundial- y su uso de blockchain. Se trata de la primera urbe en explorar de manera profunda el potencial de esta tecnología a gran escala: en octubre de 2016, lanzó una estrategia para ser la primera ciudad potenciada por blockchain, herramienta con la que conducirá la economía hasta 2020.

La estrategia de blockchain –implementada por la Dubai Smart Office- se basa en tres pilares: eficiencia gubernamental, creación a nivel industrial y liderazgo local e internacional en el desarrollo de la tecnología y de habilidades ligadas a ella. En relación al primer punto, este año se harán pilotos de aplicación de blockchain en servicios de gobierno, antes de un despliegue completo el año próximo: en particular se piensa aplicarla para prácticas que necesiten la eliminación de terceras partes o intermediarios en las transacciones, en sectores como energía, transporte, logística, turismo, salud, educación, empleo, seguridad y servicios sociales, entre otros.

Dubái prevé además crear una industria del blockchain en que se puedan desarrollar start-ups y empresas privadas. En especial se busca el foco en cuatro áreas: desarrollo de políticas, aceleradoras de blockchain; competencias de start-ups a nivel global; y compromiso del sector privado (en este sentido, se estableció el primer Consejo de Blockchain Global, con 46 miembros, para impulsar el ecosistema). Y para lograr un liderazgo en el tema, el piloto incluye un galardón (International Blockchain Award), series de debates académicos y actividades con el sistema educativo.

Se espera que el enfoque de Dubái inspire la aplicación de blockchain en otras geografías, aún reticentes a incursionar en la tecnología. Desde el propio gobierno local consideran incluso que el modelo puede replicarse perfectamente en otras ciudades.

Por medio de estos y otros casos de estudio, el Grupo de Trabajo 3 de U4SSC concluyó que los servicios públicos deben ser provistos de manera digital, de modo conveniente y fácil para el usuario; y apuntar a altos niveles de adopción digital. Por su parte, las ciudades inteligentes y sostenibles deben considerar la entrega de servicios y soluciones de manera compartida, de manera de crear eficiencias operacionales por medio de ahorros en fondos públicos; a su vez, proveer datos abiertos para habilitar un acceso sencillo y conveniente a la información de la ciudad; e identificar mecanismos de financiamiento inteligentes en colaboración cercana entre los sectores público y privado.

Para más información, puede acceder al Flipbook sobre "Mejorando la innovación y la participación en Ciudades Sostenibles e Inteligentes" aquí. Asimismo, está disponible la Metodología para recolectar los indicadores claves de desempeño para ciudades inteligentes y sostenibles.